Eran como las 2 de la mañana (viernes para amanecer sábado), yo estaba dormitando cuando comenzó a sonar mi celular, era un mensaje de mi vecino que vivía justo en la casa de al lado, tendrá unos 28 años y hacia unos dos meses que nos hablamos a pesar de haber vivido ya mas de 10 años como vecinos. 

Un buen día comenzó a hacerme la platica, y yo no le tiraba la onda, pero el a mí no paraba.

Bueno total, miro el mensaje y es de él, el mensaje decía: “Hola preciosa, ¿que haces?”, a lo que yo respondí: “Tratando de dormir ¿y tu?”, lo siguiente que sucedió fue que sonó mi celular y era el, me hizo platica banal durante unos 15 minutos, hasta que aquello comenzó a calentarse, de pronto el me propuso subir a la azotea a platicar, nuestras casas están juntas, al igual que las azoteas, solo las divide una bardita como de 1 metro. Yo puse un poco de pretextos pero finalmente terminó por convencerme. Aquella noche no hacia mucho frió, así que tome los primeros zapatos que encontré y me fui en “pijama” dirección a la azotea.

El estaba ahí, y no pudo evitar devorarme con la mirada, yo llevaba puestas unas licras y una blusita muy ajustada, el cruzó la bardita y quedamos en mi lado de la azotea, platicamos durante una hora o un poco más. Para entonces la temperatura de la conversación ya había subido demasiado.

De vez en vez su mano se acercaba a mi pierna, de pronto comentó que tenía mucho frío y me propuso ir a su cuarto. Como la bardita que separa la azotea es alto, me ayudo a pasar al otro lado tomándome de la cintura, una vez en su cuarto note que su reproductor DVD estaba prendido, la tele estaba apagada y yo que soy muy curiosa le pregunté que cual era la película que veía. Se puso muy nervioso, y se dirigió a apagar el DVD, después de mucho insistir confesó que era una película pornográfica, yo le dije que nunca había visto una, y así fue que lo convencí de que la pusiera de nuevo. Después de 10 minutos de película  yo me sentía super exitada; Más con la situación que estábamos pasando que con la peli.

Note como en lugar de ver la película, él no paraba de mirarme. En la pantalla la mujer estaba siendo penetrada por el ano, de pronto y rompiendo el silencio me preguntó que si no sentía curiosidad de sentir lo mismo, la verdad es que tenía muchísima y le respondí que sí. El se levanto y saco una bolsita de su cajón, dentro había una botellita y un condón, sin decirme nada me levantó de los brazos y me quito la blusa, luego me bajo el short y quedé totalmente desnuda. Me pidió que me pusiera en cuatro patas en la cama y de pronto sentí como un liquido se derramaba por mi ano pasando por mi vagina, era el líquido del botecito de lubricante que guardaba con el condón. Sentí como poco a poco me introducía un dedo, luego dos, y luego tres… Yo no hacia mas que gritar, era un dolor y placer muy intenso.

De pronto se detuvo, y yo quede ahí inmóvil unos segundos, después sentí la envestida de su pene el cual me hacia gritar de placer, yo como un reflejo comencé a cerrar y a abrir mi ano. Por el espejo vi que cada ves que yo hacia eso el también gritaba del placer, estuvimos así como unos 20 minutos, hasta que finalmente  se vino en su último y enorme grito de placer.

Yo había quedado muy caliente así que ya en mi casa, antes de poder dormir me masturbe recordando lo vivido y tuve un orgasmo suuuper rico que me hizo vibrar.

Después de eso el ha estado llamándome, pero no se, fue algo muy raro que no se si algún día repetiremos.

Besos pau