Esta, la historia que les voy a contar es un historia real que sucedió no hace mucho tiempo con mi ahijada, una chica jovencita de abdomen plano y pechos deliciosos. Yo soñaba con la oportunidad de hacerla mía hasta que este sueño se hizo realidad. 

Un día mis compadres la enviaron con migo de paseo y nos fuimos a la playa, la verdad es que me gustaba mucho, cada día la miraba más rica. Ya en la playa no podía insinuarme ante ella por miedo, no imaginaba cual podía ser su reacción. Alquilamos una habitación de dos camas y en seguida salimos para disfrutar del mar la arena y las olas, ahí comenzó lo bueno… 

Estábamos bañándonos entre las olas y ella me agarraba de la mano cada vez que se acercaba una, así fue tomando confianza poco a poco. Me excitaba!!… Con cada movimiento del mar nuestros cuerpos se juntaban más y rosaban muy rico y ella me sentía excitado, ella  notaba  como mi verga estaba muy dura sobre su abdomen delicioso. De repente me miro a los ojos y me dijo… ¿padrino puedo decirle algo?… claro que sí! le dije, allí ella me confesó que quería besarme a lo que yo le confirmé  mi deseo con un beso muy candente. 

En seguida volvimos al hotel, entramos a la ducha y la bañe muy delicada mente, acariciándola por todo el cuerpo, ella me cogió la verga; la apretaba muy duro pero no se atrevía a mamarla, luego de un rato de acariciarnos, besarnos y de frotar nuestros cuerpos, la lleve a la cama donde suavemente le comí ese clítoris rosadito, mientras le masajeaba los pechos, se lo comía y chupaba me encantaba, ella estaba muy excitada y se estremecía de placer. Me pedía que le metiera mi verga suavemente, ella tenía miedo de que le hiciera daño ya que  aún era virgen. Se la fui metiendo suavemente y aunque sangro un poco gemía de placer… La empujaba poco a poco cada vez más fuerte contra mí. Disfrutemos mucho y disfrute cada ves que le hacía el amor… Le rompí ese culito pequeño y esa vagina también pequeña que tiene. Pasamos una luna de miel de una semana inolvidable. 

Ya llevamos año y medio haciéndolo tan rico, nos buscamos cada vez que queremos repetir , un día nos pilló mi comadre enrollándonos y nos asustamos mucho, pero ahora mi comadre quiere que me la goce, por lo tanto les tengo una nueva historia con mi comadre que luego les contaré y les aseguro que será de primera. En una semana le clavaré y le haré sentir mi gorda verga de 20 cm que seguro le hará sentir muy rico. 

ESPERO QUE ESTA HISTORIA LES GUSTE Y ASÍ SEGUIR ESCRIBIENDO ESTAS COSITAS QUE TOCA VIVIR